Lo que me diferencia del Sr. Presidente Rajoy

SALUDOS

Con el título de ésta reflexión los potenciales lectores se pueden quedar anonadados, es decir, pueden pensar que el escribano va a necesitar la Enciclopedia Ilustrada para poder enumerar todas las diferencias que tengo con el Sr. Presidente Rajoy.

Pues va a ser que no.  Unas cuantas lineas van a ser suficientes, puesto que de la razón primera, fundamental y originaria emanan todas las demás.  Seguro que se entiende bien.

Lo que me diferencia del Sr. Presidente Rajoy es “única y sencillamente una diferencia de creencia”.  Él cree en el SISTEMA, (pongámosle todos los apellidos que queramos, neoliberal, pseudodemocrático, keynesiano, el mejor conocido, the dream of America, en el que se ajustan la oferta y la demanda, el que ha posibilitado el mayor desarrollo hasta ahora conocido, etc, etc, etc….)

Y yo NO CREO EN EL SISTEMA. No creo en éste sistema, no creo en los mecanismos legales, políticos, filosóficos, jurídicos y pseudomorales que lo crearon, lo justificaron, y lo siguen alimentando.

Entonces me dirán ustedes: pues váyase a la luna o diga usted que es tan listo en qué cree usted (de sistemas hablando….), o lo que también he tenido que escuchar: diga usted alternativas a éste sistema.

Pues va a ser que no me voy a ir a la luna, va a ser que no soy tan listo (simplemente curioso y creo que con los cuatro ojos bien abiertos ante la realidad), y por supuesto… no voy a hacer el trabajo de quienes lo tendrían que hacer (los políticos), buscar, la manera de que en la polis=la ciudad, se tenga el mayor bienestar de todos sus ciudadanos.  Para algún politicucho que sepa que precisamente éste y no otro, era el fundamento del sistema político inaugurado por los griegos.  Aunque estoy convencido de que con tres o cuatro reflexiones y voluntades de llevarlas a cabo, este “sistema” que tanto gusta se convertiría en algo más habitable y respirable.

El Sr. Presidente Rajoy actúa con éstos argumentos :

– No se salva a los bancos, sino a los depositantes … cree en el sistema bancario como forma de regular relaciones económicas justas.

– Ajustar es lo que hay que hacer, no hay otra salida, no se puede gastar más de lo que se ingresa (para eso no hace falta tener barba o ir a la universidad)… cree en el sistema económico que promulga que cuanto más consumamos (no me refiero a comida), más riqueza creamos… yo no porque la perversión de esta afirmación es que según su sistema SOLAMENTE pueden consumir 1/3 de la población mundial a costa de los 2/3 restantes. O sea que esa receta no me vale, porque no me iguala a quien ha tenido la desgracia de nacer a 2000 km de donde he nacido yo.

– Los españoles nos han dado la legitimidad democrática para que saquemos a España del fuego eterno… cree en el sistema democrático (perdón en todas las facetas de la democracia, menos la económica) que no trata a cada ciudadano por igual, que no posibilita que elijamos a quien nos gobiernan (listas cerradas), que se protege mediante un sistema jurídico donde los los garantes de la justicia son dos tribunales elegidos por los mismos políticos (Tribunal Supremo y Constitucional), que se protege mediante la creación de un órgano jurídico de control de los partidos (Tribunal de Cuentas), que lo forman, casualmente, personas designadas por los propios partidos, y vinculados a los mismos, que se protege de protesta y organización social mediante la creación y mantenimiento de unos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, concebidos como cuerpos para proteger el status quo, sea injusto o no, sea terrorista o no, que se publicita mediante la creación de unos mass media concebidos como órganos al servicio de la propaganda y de la desinformación, y finalmente que se vanagloria de tener un sistema legal, basado en un sistema bicameral, que inunda los boletines oficiales, de textos legislativos que inciden no en el bien común, sino en un sistema de castas y privilegios enmascarado en una pseudoparticipación y elección libre por parte de la ciudadanía. Y yo no creo en este sistema democrático porque no se atiene a lo que originariamente es y debiera ser la democracia. (Sin democracia económica no existe la democracia real).

– Nos hemos encontrado un país distinto al que nos dijeron antes de las elecciones… porque cree en el sistema bipartidista (ahora yo, luego tu, ¡ qué malo eres ! ¡ por mentiroso te va a crecer la nariz como a pinocho !…)… y yo no creo en un sistema bipartidista que ahoga a las minorías y que gracias a la famosa ley d’hont realiza el reparto de los votos en relación a escaños como lo hace.

-Sin Europa no hay nada, no hay futuro… porque cree en la constucción de una Europa basada en los capitales y no en los ciudadanos, basada en el vasallaje de la Edad Media con sus consecuentes relaciones.  Y yo no creo en esa Europa porque es un modelo de construcción europeo basado en los mismos errores que nos llevaron a las 2 guerras mundiales, a las guerras étnicas en la antigüa Yugoslavia etc, etc,, es decir, a una Europa de ricos a costa de una Europa de pobres, es decir a un reparto del pastel que ya sabemos lo que produce.  Yo creo en Europa, creo en las relaciones que me acerquen a mis iguales, creo  en la potencialidad de un proyecto filosófico que encuadra la historia europea y aprende de sus errores y es capaz de mitigar las injustas diferencias sociales y de todo tipo que existen en el viejo continente. Y eso es posible, pero a costa de reinventar las relaciones de todo tipo.

 

En estos cuatro puntos se sintetizan muchas otras cosas. El sistema en el que cree el Sr. Presidente y yo no tiene muchísimos otros aspectos (ejércitos, patentes, farmacéuticas, energía, política exterior (perdón colonialismo y genocidio no política), mercaderes (política comercial), mercados emergentes (es decir, lugares donde esquilmar recursos naturales y esclavizar a la población con miseros trabajos y sueldos)….. pero para desarrollarnos necesitaría la Enciclopedia antes mencionada.

Como nota final y aclaratoria que ahora mismo nos gobierna D. Mariano Rajoy, pero estas lineas hubiesen sido las mismas con D. José Luis Rodriguez Zapatero.  Lo digo por que algún socialisto (perdón socialista), igual sonríe al leer esto.

Jaime

P.D En otro momento para los listos que dicen que nos quejamos y no proponemso (cosa que no es nuestra labor, pero para que no ladren), pues en el siguiente articulillo se expondrá.

Tagged , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to Lo que me diferencia del Sr. Presidente Rajoy

  1. bihotza says:

    Otro sistema es posible, pero mas tarde o mas temprano acabara por corromperse. Aun asi no podemos dejar que estos politicuchos de hoy en dia nos ningunen, hay que ser criticos y hacerse escuchar. Basta ya!

    • jaime says:

      Una nueva ética personal y social, una nueva educacion que ponga los acentos en la igualdad y en la felicidad por ser no por tener, un nuevo compromiso con el nosotros frente al yoísmo, un nuevo sistema de valores en todos los ámbitos

      • bihotza says:

        Un reparto equitativo de la riqueza, de las materias primas, de la mano de obra… Un mundo con mas corazon y menos cabeza. Sin intereses politicos, ni economicos. Igual es que el ser humano en sociedad no esta preparado para esto.

  2. bihotza says:

    Un reparto equitativo de la riqueza, de las materias primas, de la mano de obra. Un comercio justo. Un mundo con mas corazon que cabeza. Sin intereses politicos ni economicos.

  3. hastaloshuevos says:

    ¡Bravo!
    No puedo estar más de acuerdo.

    Unos apuntes…

    Me temo que si solo fuera Rajoy con el que tienes esa diferencia no habría problema. Y el problema es que TODO el mundo parece creer en este sistema, o al menos no lo cuestiona, con lo cual, estamos en las mismas.

    Efectivamente es un sistema en el que el sacrosanto mercado parece estar por encima de cualquier cosa, y sobre la que se cimenta todo.

    Un mercado que idolatran con chorradas como que “se autorregula” y pijadas del estilo. No seamos bisoños, es un mecanismo con una puerta trasera a la que acceden los que tienen la clave para cambiar los mecanismos a su antojo, o poniendo otro símil, es una partida de ajedrez a la que le cambian las normas cuando quieren.

    Si, es curioso tal como dices que cuando planteas dudas razonables sobre el, y cuestionas sus bases, no faltan quienes se dedican a descalificar tus razonamientos y te exigen que en 30 sg. describas una alternativa viable y sin fisuras.

    ¿Porqué tanto interés en defender lo que se ha demostrado imperfecto y errático?

    Muy sencillo, vete al cuerno de Africa y pregunta lo mismo, a ver que te responden…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *