Estoy de Europa hasta…

Cuantas miles, millones de veces tenemos que oír a la retahíla de políticos y personajes públicos varios, justificarse según su posición en un debate con frases como estas: “… en Europa se hace así, o asao …“, o bien, “… han puesto una ley en Europa que …“, o este otro, “… la mayoría de los Europeos hacen esto, o lo otro …

Y yo me pregunto:

¿En Europa lo hacen todo bien?
¿Son perfectos o quasi-perfectos por esos lares?

Pues no, básicamente se ha impuesto la creencia (mejor dicho, la han impuesto, nuestros impresentables representantes públicos) de que todo se hace mejor en Europa, y que hay que seguir sus pasos como ovejitas.

No se cuestiona si es lo adecuado o lo más correcto, si se hace en Europa, esta bien, no, mejor, es lo óptimo.

Se le pueden dar muchas lecturas a esta actitud, yo tengo la mía y es esta.

Origen

Alguien empezó con esto hace tiempo y supongo que le salió bien. Imagino que en algún debate político alguno de los interlocutores apoyó su tesis aportando el dato de que en Europa se hacía así, y que ellos en su inconmensurable sabiduría y en su posición de Sociedad mucho más avanzada suponen una referencia muy considerable, que nos guíen en el camino a seguir. Apoyarse en que en Europa se hace algo, refuerza la teoría de que es lo correcto.

Debo decir, que hasta hace cierto tiempo, pongamos unos 20 años, no consideraría descabellada esta teoría, dado que los países al otro lado de los Pirineos, estaban sin duda a años luz a todos los niveles, no había más que cruzar la frontera y realmente era palpable la abismal diferencia. A día de hoy, se sigue apreciando mucha diferencia, pero básicamente en infraestructuras, fruto de la gran ventaja que disfrutaban, pero las personas, ya no albergan diferencias sustanciales. Nuestra formación no tiene nada que envidiar, las nuevas generaciones se han igualado mucho fruto de la ruptura del aislamiento que ha habido en este país durante muchos años merced a la dictadura y la subsiguiente transición.

Esto, bien podría ser el origen, pero hoy por hoy, hay más causas. Una de las más importantes es una cierta posición de coherencia. Todo el mundo sabe que nuestra pertenencia a la Unión Europea ha sido la férrea apuesta de toda nuestra casta política, casi sin excepción.

En febrero de 2005, con una impresionante campaña a favor, por parte de todos los partidos mayoritarios del espectro político nacional, se celebro uno de los pocos referendums producidos en este país en el que se consultaba al pueblo si se mostraba favorable a una constitución Europea. Obviamente salió que SI, ante la indiferencia e ignorancia generalizadas. Nadie sabia que significaba esto y mucho menos que implicaba de cara al futuro.

El machacante lavado de cerebro al que se nos sometió para meternos en vena la formación europea fue, y lo sigue siendo una prioridad para toda la plana mayor de la política.  Y a pesar de que la pregunta concreta era: “¿Aprueba usted el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa?“, a día de hoy, nos seguimos rigiendo por la Constitución Española, muy susceptible de modificarse según directivas impuestas desde Bruselas, que además determinan en gran manera la toma de decisiones de nuestro Gobierno, si es que aun podemos decir que conservamos nuestra Soberanía.

Y aunque no sabíamos cual era el objetivo que se escondía, si que sabemos lo que realmente ha traído.

Gobierno del PP

La realidad actual dibuja un panorama desolador, desde Bruselas solo llegan ordenes y reprimendas. Cuan Madrastra malévola, nos fuerzan a modificar la constitución, documento sagrado que solo ha sufrido 2 modificaciones desde su creación en 1978. Ambas influenciadas o como consecuencia de acontecimientos o directivas procedentes de Europa, (la 1ª por el Tratado de Maastrich, y la 2ª para obligar al control del Déficit y obligatoriedad del pago de la Deuda como prioridad).

La desembocadura de la senda que seguimos de unión Europea ha traído más desigualdad, en este caso, entre países, pero con un falso disfraz de cohesión que reporta más poder a los poderosos (básicamente Alemania) y poco más, que se nutre de esas desigualdades para representar un papel omnipresente en la que no se le cuestiona y se impone casi dictatorialmente en cualquiera que sea el tema.

La crisis económica ha acentuado aun más este escenario, mostrando sus vergüenzas de manera clara de forma y manera que ya solo los burgueses y lobbys que sacan tajada de esto defienden.

¿ Hasta cuando se va a seguir manteniendo la gran farsa llamada Europa ?

http://www.eldiario.es/miradaalmundo/Angela-Merkel-cargando-Europa_6_127097322.html

 

Tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to Estoy de Europa hasta…

  1. Laura Pagès Aregay says:

    Los políticos y funcionarios europeos no quieren perder el status quo.La comunidad europea no se creó para esta finalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *